Mi cuento de bodas

Escribir “Mi cuento de bodas” es tan especial para mí como difícil, y es que se trata de la historia mi propia boda y el origen de este fascinante proyecto que es Bialy Eventos. El 5 de julio de 2014, Álvaro y yo celebramos nuestra boda y, como se supone de todas las bodas de uno mismo, fue súper especial para nosotros.

Boda Bea&Alvaro-1242-X2

Álvaro y yo nos conocimos hace más de 15 años y desde entonces estamos juntos. Pero como bien dice el refrán, “en casa del herrero, cuchillo de palo”, y es que llevábamos tanto tiempo juntos que no nos habíamos planteado seriamente casarnos. Hasta que ese día llegó y lo agradeceré siempre. Tengo una gran amiga que siempre me decía, “Bea, cásate, es lo mejor del mundo”, y cuánta razón tiene; la emoción que se vive ese día no es comparable a nada más. Por muchas bodas que haya una coordinado, los sentimientos te explotan en el interior y te dejan sin aire, no importa cuán preparada pienses que estás para ese día. Quizá después de tantos años juntos nunca tuve claro si llegaría mi día B o no, pero lo que sí sabía es, en el caso de que así fuera, cómo debía ser todo.

casa Arbona

Álvaro y yo, amantes de la naturaleza, queríamos casarnos en un jardín. Nuestra idea era una gran fiesta con los amigos y la familia más cercana, donde todos estuviéramos relajados y cómodos. Así que alquilamos una preciosa casa y lo preparamos todo para que tanto ceremonia como convite se hicieran en el exterior, con unas vistas magníficas a los alrededores. Esto nos dio mucho más trabajo del habitual, pero estábamos dispuestos con tal de hacer nuestro el día y el lugar. En Bialy ya hemos publicado el post  Qué es una boda DIY con todos los preparativos, que comenzaron meses atrás, así que no voy a hablaros más de esto. Intentaré contar todo lo que sucedió ese día de la forma más objetiva posible.

Bialy-1059

Como buena wedding planner, me había hecho un timing que decía desde a qué hora me debía levantar, qué debería desayunar, por eso de no sentirse pesada el resto del día, hasta la ropa que me pondría, de manera que ninguna gomilla dejara marcas indeseables en la piel antes de colocarme el vestido. También como buena wedding planner sé que estos timings no son la biblia, que muchas veces sufren modificaciones, pero la verdad es que a mí me tranquiliza tenerlo todo pensado de antemano. El día pasó sin mayor estrés, incluso fui capaz de concentrarme y escribir unos votos matrimoniales muy personales que más tarde dejarían a todos boquiabiertos 🙂 Tras el maquillaje y la peluquería en Garben, donde por cierto hicieron un trabajo maravilloso, y un par de horas antes de la ceremonia, llegaron a casa de mis padres mi fotógrafo, Luis Alarcón, y los chicos que nos hicieron el vídeo, Erizadoos. Ah!, eso no lo he dicho, como manda la tradición, cada uno durmió la víspera en casa de sus padres. No es que yo sea muy tradicional pero este gesto me parecía que hacía aun más especial el día, así que así lo hicimos. Tras los sucesivos reportajes nos disponíamos a salir de casa mis padres y yo cuando mi familia me dio la primera sorpresa: habían alquilado un fantástico coche de época para que me llevara a la casa.

coche mío

Al bajar del coche empecé a ver el resultado de todo nuestro trabajo: la decoración era perfecta, las flores preciosas, la música… la elegida; ahora sí empezaba mi boda. Os dejo algunas fotos del momento de la ceremonia, oficiada por uno de nuestros mejores amigos, del rincón de firmas, el seating plan… a ver qué os parece.

 

Bialy-006

Bialy-008 tarrito y seating carro y maleta

 

Como la previsión para esa noche era de bastante viento, aunque no era la idea original, montamos una carpa para la zona de la cena. Al final y gracias a los chicos de Audioprobe el resultado fue increíble.

carpa

 

Algo que también preparamos con cariño fue el baile nupcial. La mayoría de parejas se toman este momento tan especial como algo angustioso que debe pasar lo antes posible y suele deberse a que les da vergüenza bailar delante de la familia. Esto se soluciona asistiendo a un par de clases de baile antes de la boda. Y que conste que no hay que ser un hacha bailando, solo poner un poquito de vuestra parte. Tened en cuenta que este es uno más de esos momentos imborrables de ese día (y lo de imborrable lo digo en serio porque va a salir en todas las fotos y vídeos de vuestra boda), así que por qué no dedicarle unas pocas horas antes y vivirlo como se merece. A nosotros nos prepararon una coreografía preciosa los chicos de La Clave del Cuarto y los invitados quedaron encantados… y nosotros más.

baile nupcial

 

Y poco más que decir. Que fue la boda perfecta para mí, como lo ha de ser la vuestra para vosotros.

Y vivieron felices…

También te puede interesar

4 comentarios

  • Anna 22 julio, 2014  

    Aiiixxx…me ha emocionado tu relato! Qué ganas tengo de ver el video!

  • No faltó ni un detalle y lo que tampoco faltaron fueron los momentos emotivos, esos que salen del corazón y le dan a las bodas ese toque tan mágico e inolvidable.
    Gracias por darme la oportunidad de haberlo vivido con vosotros… Y enhorabuena!!!

  • Sophie 22 julio, 2014  

    Fue un honor asistir a vuestra boda! hermoso todo, lo que daria por volver a ese dia 🙂 fue HERMOSO! los quiero y que sean siempre felices

Dejar un comentario